Adaptación y validación psicométrica de la escala de Cyberloafing (“Cyberloafing Scale”) en estudiantes universitarios

Carolina Pereyra Girardi, Natalia Páez Vargas, Julián Mur, Analía Rivas, Daniela Trueba, María Molina

Resumen

El presente trabajo pertenece al proyecto mayor de “Adaptación y validación psicométrica de la Escala de Cyberloafing (Cyberloafing Scale) en estudiantes universitarios”. El cyberloafing referido a la educación se define como la tendencia de los alumnos a utilizar Internet durante las horas de clase en actividades que son irrelevantes para fines académicos (Kalaycı, 2010). La coyuntura de la pandemia precipitó que se ponga en primer plano el estudio de los cambios en las prácticas pedagógicas y psicoemocionales en ámbitos académicos. El impacto del COVID-19 a nivel mundial conformó un escenario sin precedentes que afectó a más de 20 millones de estudiantes de educación superior en América Latina y el Caribe (IESALC-UNESCO, 2020). Las universidades argentinas implementaron cambios para poder migrar sus contenidos de una modalidad predominantemente presencial a una virtual (FEDUN & Atenea, 2020), lo que resultó un enorme desafío para docentes y estudiantes. Cao et al. (2020) advierten que la pandemia provocó un impacto psicológico en estudiantes universitarios, evidenciándose un incremento de síntomas ansiosos, entre otros.
Por lo anteriormente expuesto, el presente trabajo tuvo por objetivo relevar los principales cambios en la vida académica acaecidos durante el proceso de adecuación a la modalidad virtual, y analizar los niveles de estrés físico y psicoemocional percibidos por un grupo de estudiantes regulares que se encuentran cursando sus materias en modalidad virtual 

Con respecto al método, se trata de un estudio no experimental, descriptivo-transversal, sobre una muestra de 250 alumnos/as universitarios/as, que cursaron sus materias en modalidad virtual (periodo de recolección de datos mayo-junio 2020) en la USAL.
Las plataformas más utilizadas fueron Google Meet (72,5 %), Campus Universitario USAL en Moodle (68,4 %) y Google Classroom (63,9 %). Respecto a la preferencia de la modalidad de las clases virtuales, el 49 % de los estudiantes prefiere las clases sincrónicas —en vivo—, y la justificación
que dieron fue la posibilidad de “Poder resolver dudas y tener un feedback del docente en el momento”; mientras que el 44 % manifestó preferencia por las clases asincrónicas o grabadas, aduciendo que “Les permiten pausar, retroceder y volver a mirar en caso de dudas, así como manejar
sus tiempos de cursada”. El 86 % de los alumnos percibió como positiva la respuesta de sus docentes
al cambio de modalidad. Antes del COVID-19, solo el 7 % del alumnado consideraba como muy importante el uso de herramientas digitales para el aprendizaje; en la actualidad, el 51,6 % las considera muy importantes. Con respecto al tiempo dedicado al estudio, los datos indicaron que para el
58 % el tiempo dedicado al estudio aumentó, y el 56,3 % manifestó preocupación por su desempeño académico. Con respecto al relevamiento de los niveles de estrés físico y psicoemocional, el 30 % de los estudiantes reportó sentirse “rara vez” tranquilo y despejado, y el 26,4 % manifestó sentirse frecuentemente preocupado en exceso. Con respecto a la dimensión cognitiva referida al estrés, el 44,4% de los estudiantes manifestó tener dificultad para concentrarse, siendo difícil mantener la atención;
el 40 % reportó sentirse frecuentemente agobiado mentalmente, y el 47,6 % sentirse en ocasiones triste y desanimado. Dentro de los síntomas físicos, el 35,6 % indicó tener “siempre” dolor de cuello y espalda, y el 37,6 % reportó tener frecuentemente cambios en su conducta alimentaria (pérdida o
aumento del apetito). Finalmente, se recolectaron datos sobre cuáles fueron las actividades de su vida académica y universitaria que más extrañaban El 76 % manifestó extrañar la interacción cara a cara con compañeros y docentes; el 59.4 % reportó extrañar ir a la facultad, y finalmente el 43,5 % señaló
extrañar actividades de ocio ligadas a la vida universitaria.
A partir de los datos relevados, se observa que las políticas implementadas para disminuir la propagación del virus COVID-19 tuvieron un impacto de difícil valoración en comparación con los efectos adversos provocados (Rodríguez de los Ríos et al., 2020). La salud mental en jóvenes universitarios fue estudiada y se encontraron alteraciones a nivel emocional, entre los que se destacan ira,
miedo, estrés postraumático, ansiedad, depresión, aumento de adicciones, entre otras (Guessoum et al., 2020). Se sugiere, por la trascendencia del fenómeno de la pandemia y los resultados expuestos, continuar profundizando el estudio de las variables académicas y psicoemocionales en estudiantes.
Vicentini (2020) recomienda que las universidades atiendan tanto los aspectos técnicos como las necesidades emocionales y mentales del alumnado; en este sentido, la implementación de espacios de dialogo, talleres dirigidos a disminuir los niveles de ansiedad y estrés, espacios que potencien aprendizajes
y acompañen emocionalmente serían herramientas válidas e interesantes de implementar.
El reciente trabajo de Alvarado (2021) sugiere la educación emocional como complemento y apoyo para los estudiantes, favoreciendo su autonomía, regulación emocional, habilidades sociales y empatía; en síntesis, esta propuesta promueve su crecimiento personal integral.

Palabras clave

COVID-19; Aprendizaje virtual; Factores psicoemocionales; Estrés; Estudiantes universitarios

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.