Desarrollo de nuevas formulaciones para incrementar la eficiencia y el uso racional de agroquímicos

Gustavo Sosa, Manuel Belgrano

Resumen

La agricultura actual requiere de insumos para el control de plagas. Sean estas insectos, hongos o malezas. Los productos químicos actuales han proporcionado controles eficaces para lograr rendimientos cada vez más altos.
A la vez que los químicos sintéticos usados como herbicidas lograban los controles, también promovían la generación de malezas resistentes a ellos mismos. Es decir que el modo de acción específico de los químicos generó especies que resisten el dominio del herbicida y, por lo tanto, logran sobrevivir en presencia de lo que antes era un elemento de control.
Más aún, los herbicidas sintéticos permanecen en el suelo por más tiempo que la maleza ya controlada. Una vez que la maleza fue eliminada del suelo, no tiene sentido que el herbicida se acumule aplicación tras aplicación, ya que el resultado es la contaminación del suelo y de todo aquello que reciba partículas de polvo con herbicida. Una forma de salvar este problema lo hemos encontrado en las mismas malezas: hemos arribado al concepto de que las “malezas controlan malezas”.
Las plantas crecen en las banquinas de los caminos abundantemente, sin cuidados ni controles. Así que nos preguntamos por qué una planta crece tan abundantemente mientras que otras no lo hacen. La respuesta la podemos encontrar en que algunas especies logran producir químicos que liberan al medio ambiente y que inhiben la germinación y el crecimiento de otras especies. En otras palabras, algunas plantas liberan herbicidas para otras plantas.
Muchas veces, los extractos de plantas tienen más de un químico que inhibe el crecimiento y la germinación de otras especies. Estos químicos, si bien pueden resultar débiles, poseen una acción en conjunto y diferentes mecanismos que provocan el debilitamiento de la planta. En otros casos, producen la inhibición de la germinación.
Nos propusimos encontrar estos herbicidas naturales y biológicos en la Escuela de Agronomía. Colectamos malezas del entorno del Campus Nuestra Señora del Pilar y logramos dar con varias. Una de ellas es la Cerraja (Sonchus oleorasus), que resultó la más interesante entre un grupo de malezas colectadas. El extracto acuoso de la Cerraja inhibió el crecimiento de otras especies que probamos en el laboratorio. Entre los componentes activos de la Cerraja, se encuentran fenoles, quercetina y flavonoides, todos con actividad biológica conocida.
En paralelo con este trabajo, estamos probando nuevas formulaciones de compuestos conocidos. Por ejemplo, el ácido pelargónico, el carvacrol, el aceite de canela o cinamon, etc., son todos compuestos naturales que tienen un rol en la inhibición del crecimiento y la germinación. Hemos adquirido estos compuestos y hoy se están probando con éxito distintas formulaciones a fin de obtener un nuevo desarrollo como herbicida biológico.

 

Palabras clave

Herbicidas biológicos; Malezas; Orgánicos.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.