“Internet de las cosas” y su impacto en el ahorro de energía en la Argentina

Sergio Salimbeni, Leonardo Salimbeni, Eliane Torres, Santiago Barrientos

Resumen

El presente proyecto consistió en la evaluación del ahorro de energía gracias al uso de las nuevas tecnologías por parte de los consumidores residenciales. Se investigó en particular el denominado IoT (Internet de las cosas), el cual refiere a la interconexión inteligente de dispositivos sin intervención humana. La Argentina ha estado sufriendo déficit de energía desde 2011 a la fecha, y alcanzar la autosuficiencia energética con políticas adecuadas podría llevar al menos tres años. Con el mismo fin, inculcar el ahorro a través del uso racional e inteligente de la energía es una alternativa alcanzable y de realización en plazos mucho menores. El objetivo fue estimar el impacto económico gracias a la implementación residencial del IoT.
La metodología utilizada se basó en un enfoque mixto y desde la perspectiva de las ciencias económicas. El alcance de la investigación es exploratorio y descriptivo, con observación participante y cuestionario estructurado; diseño no experimental, transaccional y de tipo exploratorio. Se realizaron 56 entrevistas personalizadas a usuarios hogareños y una al Gerente del área de Arquitectura Sustentable y Urbanismo del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte del GCBA.
Se halló que 1 de cada 10 usuarios domiciliarios dice entender el concepto IoT; 2 de cada 10 utilizan iluminación LED; 1 de cada 10 posee electrodomésticos “inteligentes”; no se tiene conciencia plena del ahorro de energía, y 8 de cada 10 están dispuestos a la adopción de IoT. De acuerdo con la opinión del especialista entrevistado, se estima que un 15% de ahorro se podría alcanzar en forma inmediata, lo que representa el 100% de las importaciones. Si la opción fuera generar nueva energía para compensar esta situación, se requerirían inversiones del orden de los 3.700 millones de dólares. Se podría ahorrar entre un 50 y un 70% en iluminación si solo se migrara a las modernas y eficientes LED.
La mitad del grupo etario menor de 30 años dice conocer IoT, y este mismo grupo tiene clara consciencia del impacto económico y medioambiental. El reemplazo de los principales artefactos de uso doméstico por nuevos de alta eficiencia es la respuesta al ahorro energético. Si un hogar de consumo promedio (300 kWh/ mes) con equipamiento de 10 años de antigüedad reemplazara dichos artefactos por opciones de alta eficiencia, el consumo podría reducirse a la mitad. El uso racional de equipamiento electrónico permitiría en la Argentina alimentar 25 000 hogares al año.
Como conclusiones finales se señala que (1) Si bien existen dispositivos básicos IoT en la Argentina, estos no se están usando en forma masiva ni están suficientemente divulgados; (2) Un hogar promedio podría economizar al menos un 40% de energía eléctrica debido a la utilización de las nuevas tecnologías inteligentes, y (3) El consumo en la Argentina podría mejorar un 5%, lo cual implicaría eliminar la necesidad de importar energía en el término de dos años.

Palabras clave

Internet de las cosas; Internet de la energía; Energía sustentable, Casas inteligentes, Ahorro de energía.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.