Historial de la revista

Nuestro nombre SERENDIPIA

La palabra serendipia fue acuñada a mediados del siglo XVIII por HoraceWalpole, aristócrata inglés, autor de una famosa novela gótica (El castillo de Otranto, 1764), arquitecto, diletante e hijo de un primer ministro británico. En 1754 Walpole le escribe una carta Thomas Mann mencionándole un descubrimiento que ha realizado a propos respecto de una alianza entre la familia Capello y la familia Medici, explicando para la posteridad el significado de una palabra de su invención. La inspiración de Walpole provino de un cuento de hadas llamado “Los Tres Príncipes de Serendipo” que, en resumidas cuentas, menciona que, mientras sus altezas viajaban iban siempre haciendo descubrimientos por accidente y sagacidad, de cosas que no estaban buscando, una especie de sagacidad accidental. En 2004, en un notable libro dedicado a la historia de la serendipia, Merton y Barber explican que Serendip es una antigua denominación para Sri Lanka y que no se trata de mulas sino de camellos. Rastrean los orígenes del relato a un cuento persa del siglo XIII así como sus traducciones, versiones y transformaciones hasta la Europa del siglo XVIII. Sin embargo, el término serendipity en inglés cayó un desuso durante el período victoriano siendo retomada por literatos y anticuarios recién en el siglo XIX cuando el término comenzó a ser utilizado en el mundo de la ciencia para referirse a giros inesperados en el transcurso de investigaciones. Lejos de ser excepcional, no es infrecuente toparse con lo azaroso einesperado en diferentes momentos y situaciones de una investigación en Ciencias Sociales. Un suceso imprevisto en el transcurso del trabajo de campo, un informante o una conexión inesperada de hechos o personas, el hallazgo de un documento insospechado, o bien una nueva lectura teórica pueden interpelar fuertemente al investigador instándolo a redefinir objetivos de investigación, modificar hipótesis o bien reformularconceptos y categorías analíticas.En las páginas que siguen pretendemos reflejar esa tensión en la búsquedade giros inesperados en los procesos de investigación y la generación deconocimiento en Ciencias Sociales, a través del esfuerzo de alumnos/as y docentes de los posgrados de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad del Salvador (USAL).